Textos


12/11/2019 AGENDA EMPORDÀ - Cultura & Societat

ELENA-MONTULL AGENDA-EMPORDA

Elena Montull evoca amb la figura femenina la bellesa de la quotidianitat

L’artista exposa a la galeria El Claustre de Figueres on presenta, per primer cop, alguns retrats

Elena Montull (Fraga, 1976) no busca la perfecció quan pinta lesseves dones, tot i que l’extrema cura que bolca en els detalls de cada peça la van conduint, a poc a poc, per aquest camí. «Faig figuració, no hiperrealisme; vull que quedi reflectida la realitat, que es vegi ben feta, però també que és una pintura», assegura l’artista que no defuig, doncs, les gotes que cauen, les taques o la pinzellada gruixuda en la tela. Les seves dones, però, destil•len veritat i, sobretot, desig d’assaborir aquell instant etern, com si el sabessin molt preuat. Així també el va viure la mateixa artista divendres passat quan va inaugurar exposició a la galeria El Claustre de Figueres on, per segona vegada, presenta les seves creacions.

Montull reconeix que sempre l’havia apassionat l’art tot i que va fer estudis dins el camp sanitari. Això, però, no la va apartar de la pintura i va decidir estudiar a la Llotja de Barcelona. «Sempre vaig tenir aquest cuquet tot i treballar en una altra cosa i, al final, vaig decidir bolcar-me en la pintura», explica. En aquest viatge, la galería El Claustre hi ha jugat un paper essencial. «Sempre m’han recolzat i ajudat en la meva trajectòria», assegura. Així, fa cinc anys, es va presentar al públic figuerenc, encara a l’antiga sala, i ara torna a l’espai de la Rambla exhibint, entre altres, algunes obres dedicades a la ciutat. Des d’una figura d’esquenes ubicada dins l’entorn urbà, en concret a la Rambla de nit; una jove asseguda despreocupadament en una terrassa d’estiu o la de turistes passant per davant el Museu Dalí. «M’agraden l’ambient, els decorats del lloc que m’acull, la serenor que em transmeten », justifica. Quelcom nou que s’afegeix a l’exposició del Claustre són una sèrie de retrats femenins, una línia que ara inicia i que no sap on la durà». «Sempre experimento cercant coses noves que siguin un risc», afegeix.

A la recerca de l’harmonia El pilar de l’obra de Montull, doncs, és la figura humana, concretament la femenina per la qual se sent molt atreta, i, per descomptat, la llum. Una llum que, molts cops, emana de les mateixes dones que recrea. Montull diu cercar «l’harmonia entre la figura i la llum» alhora que «interioritzar el que veig». Aquests propòsits la porten a dotar l’obra d’una calidesa i una serenor que va de dins a fora i que embolcalla a l’espectador. «Són instants de la meva realitat que són la quotidianitat de tothom», confessa. En aquest sentit, hi ha gent que s’acosta a ella per expressar-li com aquella obra els hi recorda algú. Elena Montull es mou, diu, per «les pulsacions que em genera l’estètica, la bellesa». I aquesta bellesa la troba en la figura femenina, dones que, sovint, apareixen d’esquenes o en una postura de descans, de meditació. Així és que quan hi ha una imatge que l’atrau, l’artista vol capturar-la. Aleshores en fa una fotografia i, més tard, treballa l’obra en el taller.

artículo

Palacio montcada del 2 al 26 de octubre

CONTEMPORÀNIES"

Elena Montull

Abrimos el ciclo de exposiciones del Palacio Montcada, para el mes de octubre dentro de la programación de las fiestas del pilar, con una excelente exposición que la artista fragatina Elena Montull, acerca al público.

Nos presenta “CONTEMPORÀNIES”, es una de las artistas destacadas del realismo contemporáneo, gracias a sus pinturas llenas de suaves y elaboradísimos matices y un fascinante trabajo totalmente impecable.

Elena, se interesa por el modelo de una mujer joven y urbana, con capacidad de reflexión, cuestionando el significado del entorno, centrando su esencia, los valores, la identidad y los comportamientos; todo lo que ocurre cuando los seres humanos viven juntos, y en sociedad.

Se considera que en la convivencia, entramos en la complejidad del mundo en transformación.

La riqueza de nuestra tradición, consolida generaciones de artistas del realismo; que nos derivan a nuestro pasado, con muchas influencias de las escuelas artísticas; dónde cada uno va añadiendo matices y siempre están evolucionando de manera totalmente diferente.

Montull trabaja con el lenguaje del arte realista, por ser el más puro para ella, el que mejor representa y donde vemos los rasgos más característicos de la realidad, aplicada al fenómeno de la vida actual.

Nos muestra La luz, sus contrastes y la mujer contemporánea como actores principales de la obra, intenta captar la normalidad de nuestra vida, donde el tiempo es el testigo y los espacios son decorados de su condición más íntima.

Las pinturas de Elena, reflejan una priorización de la atmósfera con una diversidad de recursos plásticos, utilizados para matizar las expresiones, observamos, desde distintas partes, acercamientos que priorizan la sensación espacial en la obra. Nos introduce un barroquismo descriptivo que se recrea en detalles y reflejos sin renunciar a tener esta sensación atmosférica.

En cada obra existe una historia no contada, y debe ser el propio espectador el que indague y la descubra para sí mismo. En ese momento se siente identificado con la obra, su memoria, recuerdos, vivencias, le transportan a un instante vivido, a alguien conocido y hace suya la obra. Ese es el objetivo del artista.

Divina Sabaté Corbella.

Comisaria. Asesora artística del M. I. Ayuntamiento de Fraga.

15/11/2011 - Diario AltoAragón

las realidades compartidas de elena montull en la CAILas "realidades compartidas", de Elena MOntull, en la CAI

La exposición de la artista fragatina derrocha intimidad y sensualidad

HUESCA.- Una excelente exposición de pinturas se muestra durante estos días en la Sala de Exposiciones de Caja Inmaculada. Se trata de las obras que la artista fragatina Elena Montull titula" Realidades compartidas" y que son todo un ejercicio de habilidad en el trazo con el que logra importantes resultados no sólo del retrato de los modelos, sino también en la captación de atmósferas , en las resoluciones lumínicas y ,en definitiva, en la recreación estética, reflejo de la belleza del entorno que recrea. leer más

 

 

 

15/11/2011 - Diario AltoAragón

"Realidades Compartidas", una ventana para descubrir la belleza de lo cotidiano"Realidades Compartidas", una ventana para descubrir la belleza de lo cotidiano

La exposición está abierta en la Sala CAI hasta el próximo 17 de noviembre

HUESCA.- La artista fragatina Elena Montull acerca al público oscense "la belleza de lo cotidiano" a través de la exposición "Realidades Compartidas". Una muestra en la que se refleja el encanto de la normalidad de la vida, donde la mujer adquiere un papel protagonista. Leer más

 

 

Elena Montull és una pintora que ens apropa a la soledat de la figura i a la seva relació amb l’entorn. En les seves teles hi apareixen sovint figures femenines que no ensenyen directament el rostre, estan d’esquena o estan reflectides a través d’un vidre, d’un mirall. L’ambient urbà en el que es mouen els és aliè i les parets de la seva llar són una barrera vers l’exterior que es copsa a través de la finestra o d’unes sabates de taló abandonades.

Les seves teles descriuen la dualitat entre la fragilitat humana i el món que la circumda des d’una figuració on es demostra un domini de la línia i el color.

Maria Bacells, coordinaciò Academia Belles Arts Sabadell

artículo Les realitast urbanes d´Elena Montull sedueixen Figueres

“Así como a menudo me gusto y tantas veces me detesto; así como camino doliéndome cada paso, o duermo y sueño y no me entero; así vivo mi vida en la ciudad. O así se viven ellas. Y si me echas de aquí, me echas de mí.”

Esther Quiroga
Filóloga

                                                                                                                                                                                                                                             

 

Todos, en determinadas circunstancias podemos mentir, ocultar, ignorar o simplemente no darnos cuenta de lo que está sucediendo a nuestro alrededor, pero finalmente es la ciudad quien guarda esos secretos nunca contados, en su infinita memoria para, tarde o temprano, sacarlos a la luz. Lo hace sutilmente, a penas indagando en causantes e implicados. Sólo deja ahí las verdades, a la vista de todos sin esperar respuestas ni reacciones; simplemente escupe pedazos de nuestras vidas que le hemos obligado a tragar como única testigo de nuestros más íntimos actos y pensamientos.

Con sus calles, luces, edificios y esquinas sombrías, la ciudad tiene los escenarios ideales para cada ocasión; como si se sucedieran fragmentos de películas a cada instante, emanando adrenalina, miedo, euforia, anhelos..., miles de pequeñas historias transcurren en segundos, pedazos de vidas que permanecen ocultas a los ojos de los demás, pero no para la ciudad.

Nos movemos por sus calles, salimos, entramos, huimos de los lugares, y sin embargo ahí perdura la esencia de lo sucedido. Las verdades permanecen entre sombras, paredes y asfalto y por momentos aquellos detalles que parecían insignificantes nos desvelan el alma de esas ausencias.

 

Elena Montull

 


©2012 dcm-web.es

elenamontull.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información.Política sobre el uso de cookies.